Vivienda Passive house

 ¿Y si pudiésemos tener una vivienda en la que el consumo de energía primaria se redujera a cero o a prácticamente cero? Ese es el principio básico del estándar Passive House. Por esta razón puede considerarse a esta forma de entender las viviendas como  una avanzada especificación de rendimiento energético y un concepto integrado de diseño de bajo consumo energético.

En una Casa Pasiva, el confort térmico se debe en su mayor parte al uso de las medidas pasivas, que no son solamente aplicables en el ámbito residencial, sino también en edificios comerciales, industriales y públicos.

Básicamente, tenemos que actuar sobre 5 puntos si queremos llegar a que nuestra vivienda pueda reducir sus consumos a prácticamente nulos:

Aislamiento. Tenemos que conseguir aislar completamente la envolvente del edificio.

Cerramientos. La carpinteria juega un papel fundamental. Tipo de perfil, forma de colocación, tipo de vidrios, orientación de los huecos…

Calidad del aire interior. La ventilación es mecánica. Nuestra vivienda “respira” únicamente gracias a un sistema altamente eficaz de ventilación mecánica con recuperación de calor. Lo que permite controlar las condiciones de temperatura y humedad del interior.

Estanqueidad. Los niveles de estanqueidad de la construcción tienen que ser máximos. Esto se consigue mediante una exigencia constructiva máxima.

Ganancias pasivas de calor. La orientación y el estudio del soleamiento es fundamental para favorecer el aporte pasivo que tenga la vivienda.

Muy instructiva la visita guiada que el COAATZ organizó para conocer la primera vivienda que se está construyendo en Zaragoza bajo estas premisas. Su Arquitecto Carlos Navarro (Delegado en Argón de la Plataforma Passivehaus), nos explicó las claves que tenía el Proyecto, y como pueden superarse las diferentes dificultades que aparecen en este tipo de construcciones.

Sin duda, la preocupación por la eficiencia energética en la construcción, es un campo en el que proyectistas, promotores y constructores debemos aunar esfuerzos para conseguir llegar a tener viviendas prácticamente autosuficientes.